Perdida por las calles de Yogjakarta

Esta semana coincidiendo con el primer aniversario del blog,  quería publicar una entrada con una serie de fotografías un tanto especiales para mi realizadas mientras paseaba por las calles de Yogyakarta, sencillamente uno de los momentos que mas me enriqueció personalmente, y espero que podáis llegar a comprender las sensaciones y la visión que tuve de esta impresionante población que hacen que la visita a este increíble destino sea inolvidable.

Esta cuidad es un  caos absoluto, pero dentro de ese caos se respira respeto. Una vez aterrizado el avión en su minúsculo aeropuerto, decidimos coger el autobús que nos llevara al centro de la cuidad donde nos esperaba un sencillo hotelito justo al lado del centro de la cuidad. Ese primer contacto despertó en mi una curiosidad infinita por esta población y su forma de vivir, estaba deseando sacar mi cámara a pasear…las escenas a fotografiar eran miles!! Aunque debido a mis experiencias anteriores decidí conocer un poco de antemano el escenario antes de lanzarme a sacar fotos como loca.

DSC_0551

Yogyakarta es una experiencia única que hay que vivir, lo primero como dije antes por su caos. Ya tenia entendido que le medio de transporte mas común en Indonesia era la moto, pero hasta que no estas allí no te haces a la idea de la cantidad que hay! Lo mejor (aunque no menos arriesgado) es alquilar una moto (lo podemos hacer por la misera cantidad de 3 euros al día) y  vivir esa experiencia. Estar parados en un semáforo rodeados de cientos de motos, con sus conductores mirándote como si fueras un bicho raro… no tiene precio! Aunque si la distancia que tenemos que recorrer no es muy grande, lo mas habitual es que cojamos un becak que son esta especie de carros tirados por las fuertes piernas de unos de sus habitantes. Es una experiencia obligada, ya no solo por la insistencia de sus conductores para que hagas uso de sus servicios, si no porque el paseo merece bastante la pena.

DSC_0494DSC_0572

 

Una vez situada y aclimatada al ambiente de la cuidad, decidí echarme la cámara al cuello y lanzarme a su avenida mas concurrida, la conocida Avenida Malioboro, para mezclarme un poco, echar algunas fotos y empaparme de la cultura javanesa. El resultado… imposible describir. La sonrisa no se me quitaba de la cara. Lo primero por lo atípico del escenario, decenas de batiks decoran los laterales de las calles, cientos de personas pasean, cientos de motos circulan, el ruido, mucho ruido, pero a pesar de ello se respira tranquilidad y sosiego, no hay stress, no hay prisas, de nuevo se hace patente en el ambiente una cosa que creo en Europa hemos perdido totalmente y es el RESPETO.

DSC_0500DSC_0498

Siempre que viajo al sudeste asiático destaco lo mismo, y es la amabilidad y cercanía de su población. En este destino se multiplica por cien. Es imposible ir andando por la calle sin que te paren para ofrecerte su ayuda, o simplemente preguntarte de donde vienes, cosa que les llama realmente la atención, llegando incluso a pedirte hacerse fotos contigo, ya que eres la novedad. Por esa razón, para las personas que nos gusta la fotografía y sobretodo los retratos estamos en el paraíso. Al contrario de otra parte del globo, aquí las personas se ofrecen para posar, llegando incluso a invitarte a hacer fotos de su familia, incluidos los niños!! les encanta que les hagan fotografías, de nuevo no se yo quien se lo pasaba mejor si ellos posando o yo haciendo las fotos!

DSC_0505

 

DSC_0517

 

DSC_0555

 

DSC_0528

Espero os hayan gustado y hayáis podido vivir una pizca de lo que pude experimentar allí.

Anuncios

Los Colores del Otoño

El otoño esta ya casi llegando a su fin, dando paso el frio invierno, es por ello que he querido hacer una entrada un poco especial para dedicársela enteramente a mi estación preferida del año. Os digo que es mi estación favorita por varias razones. Una de ellas es por el aroma. Si si, os creáis o no cada estación del año para mi tiene diferentes aromas. El otoño en especial me encanta el aroma que desprende… a hojas mojadas, a lluvia, a tierra húmeda…. Otra de las razones es la luz. Como bien sabéis los que seguís el blog soy una enamorada de los atardeceres y en otoño podemos disfrutar de una luz bastante especial que combinada con el tono de los arboles nos hacen disfrutar de marcos realmente dignos de admirar. Pero mi razón principal no es otra que el titulo de esta entrada, sus COLORES. La gama de tonalidades que podemos encontrar en esta época del año me enamora.

Ya que el tema de los aromas es un poco complicado de transmitir, me he decantado por presentaros unos ejemplos de la tonalidad de colores a traves del objetivo de mi cámara sin mas propósito que compartir con vosotros esta predileccion por esta magnifica epoca del año, independiente del entorno donde nos encontremos. Vereis de que os hablo por medio de  fotografias tomadas en un parque cualquiera de una cuidad….

DSC_0391

DSC_0388DSC_0403

Pero donde se puede apreciar en todo su apogeo esta paleta de colores es sin duda en el bosque… Pasando por la variedad de verdes….

DSC_0017 Hasta llegar a una amplia gama de ocres, tierras, dorados, amarillos, naranjas….DSC_0011DSC_0010DSC_0020DSC_0053DSC_0055DSC_0042DSC_0038

Os dejo que saquéis vuestras propias conclusiones… estáis de acuerdo conmigo es una estupenda estación para disfrutar de un buen paseo por el campo?

Rumbo a Ayutthaya… por supuesto en tren!

Hoy he querido recordar uno de los momentos que mas disfrute de mi viaje a Tailandia, ya que me hizo valorar las cosas importantes de la vida, y no fue otro que un simple viaje en tren desde Bangkok hasta la cuidad antigua de Ayutthaya, visita obligada si visitamos este estupendo país.

Una excursión de un dia que me permitió descubrir muchas cosas, pero sobretodo me enseño a que la vida hay que tomársela con parsimonia y disfrutar cada segundo de ella. Cuando planee mi viaje a este país tenia muy claro que quería visitar esta capital antigua tailandesa por mi cuenta, y sobretodo en tren, ya que me habían dicho es una forma estupenda y amena de trasladarse y no se equivocaban desde luego, os puedo asegurar que no os vais aburrir en el transcurso del trayecto que dura entorno a 2 horas  para recorrer solo los 71 km que la separan de Bangkok, por lo que imaginaros como es la experiencia.

Train plate

El tren sale desde la estación de Hualamphong cada hora mas o menos y no es necesario reservar billete, lo podemos comprar en la estación por el módico precio de 15 Bth, o lo que es lo mismo no llega ni a los 50 ccéntimos!! para un asiento de tercera clase, que hay que decirlo, no son muy cómodos pero si están mas o menos limpios pero sobretodo es que nos va a ofrecer la posibilidad de conocer mucho sobre la cultura de este país.

DSC_0398

DSC_0405

Una vez dentro nos instalamos en los asientos, algunos de madera otros forrados con espuma, todos dobles. El calor húmedo se hace presente en cuanto entras, ya que aquí no existe ni el aire acondicionado y nos lujos occidentales, aquí el poco aire que se tiene proviene de los ventiladores que hay colgados en el techo y del que entra a través de las ventanas.

DSC_0483 El tren se empieza a mover rumbo a nuestro destino, balanceando con suavidad los vagones. La velocidad que coge el tren es muy muy escasa, a veces incluso llegando a desesperar las intermitentes y largas paradas que hace en mitad del camino sin explicación alguna, lo que sin duda nos brinda la oportunidad de disfrutar de lo que tenemos alrededor.

DSC_0410

Vendedores ambulantes pasean por los pasillos ofreciéndonos sus productos a viva voz, como no la mayoría nos ofrece comida, algo de lo mas común en Tailandia, ya que recordemos es el país donde mas he visto comer en la calle. Una cosa que me llamo la atención es que muchos de ellos lo cocinan en sus casas, lo ponen en sus cacharritos y salen a venderlo al tren, aquí sin duda hay que buscarse la vida para vivir.

Otra de las cosas que mas disfrute de este viaje es de la cosa tan sencilla como las ventanas. Siempre están abiertas debido al calor que se siente en el interior del vagón, Para mi es como si me hubieran dado alas, el poder asomarte a través de ella y sentir la brisa en tu cara mientras admiras el paisaje que nos ofrece esta parte de Tailandia.

DSC_0419

DSC_0411

Pero lo que sin duda recordare toda mi vida y mas me aporto a nivel personal fue el contacto con la población tailandesa. Sin duda alguna siempre diré que con lo que me quedo de viajar aparte de los bonitos paisajes, lugares, monumentos es el poder abrir mi mente a diferentes culturas y esta especialmente me maravillo, debido a la sencillez y sosiego que transmiten. El simple hecho de ver a una niña jugar con una mariposa de plástico a la que le falta un trozo de ala, o a otro niño disfrutar cuando su madre la compra una bolita minúscula de helado, esa sonrisa y felicidad que transmite… o cuando un joven adolescente se levanta y cuida de una persona que es mas mayor que el…  esas pequeñas cosas es lo que nos hace ver que todo el materialismo que nos rodea esta haciendo que dejemos de valorar lo que es realmente importante en la vida.

Thai population

 

Nunca se me olvidara el momento en que esta niña me dedico esta mirada… esa mirada curiosa y pillina cuando vio que sacaba medio cuerpo por la ventana con cámara en mano para sencillamente retratarla.

My girl

Una vez llegamos a destino nos esperaba una preciosa excursión por la capital tailandesa mas antigua Ayutthaya, precioso lugar donde pude conocer un poco mas a cerca de la historia de este pais,

Pier

Ayutthaya

Ayutthaya Buda

Peace Buda

Buda into treeAunque sin duda alguna me quedo con la estupenda experiencia del viaje en tren.

Que me decís, os animáis a un viajecito diferente?

Ginebra, algo más que relojes y chocolates.

El pasado mes tuve la oportunidad de hacer una escala corta en esta cuidad, por lo que a pesar de la lluvia que estaba cayendo, no dudé en echarme la cámara al cuello para retratar la estampa que nos ofrece en esta época del año.
Ginebra es una cuidad más bien pequeña, con más bien poco que visitar, por lo que viendo que era un perfecto ejemplo de día otoñal, no dudé en lanzarme a la calle simplemente para perderme y empaparme (literalmente hablando) de lo que ese encanto que todas las ciudades desprenden, y lo que más desprende Ginebra sin duda es “clase”

DSC_0369DSC_0373
Lo más destacado de Ginebra es sin duda su lago…… Arropado a su alrededor por los Alpes, donde ya asomaban las primeras nieves de la temporada. Lástima el día estaba realmente cubierto por las nubes, ya que realmente Ginebra esta rodeado de bastas y verdes montañas. En el lago, los barcos  descansaban tranquilos, anclados a los muelles.

DSC_0356DSC_0457DSC_0471DSC_0439
Lo más aconsejable es rodear el lago dando un tranquilo e inspirador paseo. La tranquilidad inunda el entorno, la lluvia para por momentos para permitirme echar algunas fotos, poca gente pasea por la calle debido quizas a las horas que eran, poco mas de las 8 de la mañana,  pero poco a poco van apareciendo turistas con cámara en mano preparados para poner como blanco de su objetivo al imponente géiser que sobresale del agua.

DSC_0443DSC_0446

Decido adentrarme en los entresijos de la cuidad para ver que me depara, sin guía ni mapa en mano, sencillamente mi instinto curioso por descubrir y voy encontrándome con rincones realmente bellos y descubriendo poco a poco este estilo suizo que desprenden sus calles.

DSC_0409DSC_0413
DSC_0414DSC_0424DSC_0425Relojerías por doquier inundan su calle principal, es aquí donde te das cuenta que estás en el sitio adecuado para hacerte con una pieza considerada como las mejores maquinaria del mundo, además de la clase y estilo que lo caracterizan.
Los escaparates de relojes se mezclan con los dulces de las chocolaterías, auténticos tesoros gastronómicos y una compra obligada si visitamos este país.

DSC_0477DSC_0481

Considerando el mal dia que me hizo y las 7 horas de vuelo que llevaba a cuestas, disfrute bastante de esta corta visita 🙂

Los atardeceres árabes….

Ya estamos de vuelta y con las pilas muy cargadas a parte de una gran tristeza por haberse acabado. Este viaje ha sido muy especial para mi a nivel personal. he disfrutado cada minuto de él, he descubierto otra cultura diferente, he visto ciudades surgidas de la nada, he compartido momentos fantásticos con amigos, contemplado verdaderos regalos de la naturaleza….He de decir que la cámara no la saque demasiado a pasear ya que en este viaje lo que quería  era disfrutar cada momento, la verdad he hecho turismo claro esta, pero el destino en si no es que sea culturalmente hablando demasiado intenso. Con esto me refiero a que son ciudades nuevas donde no hay apenas museos ni edificios históricos que visitar, es mas bien disfrutar de un estilo de vida diferente, añadiendo que mi idea de viaje para este destino me la había planteado de otra forma. El resultado justo lo que me esperaba! Sencillamente vengo encantada de todo lo que he visto y vivido! Sin duda alguna creo volveré muy pronto, llegando incluso a plantearme mucho mi futuro, pero bueno eso lo dejo en el aire!!

Para empezar he querido hacer un pequeño resumen de lo que mas me ha impactado en Emiratos Árabes y algo tan sencillo como el color que tiene el sol. He podido disfrutar de los mas bellos atardeceres que he podido ver nunca, debido quizás a la atmósfera que se respira en su entorno. Las primeras fotografías las realice en un día de excursión que hicimos por el desierto, esta hazaña os la contare mas adelante. Aquí pude disfrutar de una puesta de sol preciosa, el sol cambiaba de color según iban pasando los minutos, empezando por un dorado vivo hasta un anaranjado único. Su dorado intenso se reflejaba en la arena fina y anaranjada del desierto árabe. Una estampa realmente preciosa de la que disfrute muchísimo.

DSC_0213DSC_0212DSC_0235DSC_0238DSC_0243

Pero el atardecer que realmente me hizo emocionar fue el que viví en la playa de Saadiyat, a escasos kilómetros de Abu Dhabi, de hecho se puede apreciar en el fondo la silueta de la cuidad. La soledad de la playa, el ruido de las olas rozando la arena finísima, la calima envolviendo el ambiente y por su puesto ese impresionante sol que se escondía tímido en el horizonte y se reflejaba claro y limpio sobre un mar cálido hicieron que mi mente se trasladara a un estado de paz increíble. LA paleta de tonos anaranjados y cálidos que nos ofreció el sol fue de la mas variada e impresionante que he visto, la cual iba teniendo pinceladas de magentas y tonos fríos segun iba dejando paso a la noche estrellada.

DSC_0301DSC_0313DSC_0320DSC_0327DSC_0329DSC_0333DSC_0350

Sin duda alguna, solo por estos momentos vividos merece la pena viajar. Estos son los mejores regalos que una persona puede tener, como bien dice la frase viajera… Viajar es lo único que compras que te hace cada vez mas rico! Yo desde luego después de momentos así, soy multimillonaria 🙂

Mi obsesión por las puertas y ventanas

El post de hoy será mas bien de tipo gráfico, sin mucho que describir, por lo que no tendréis mucha lectura, solo las ganas de ver unas pocas fotos.He querido acercaros una gran manía que tengo cada vez que viajo con mi cámara y es mi gran atracción por las puertas y ventanas.

No me digáis por que pero es algo con lo que me siento atraída,  además que es bastante curioso ver  las diferencias que hay entre ellas dependiendo del continente y país donde se encuentren. Para mi es una gran muestra de la cultura de un pais, ya que nos hacemos una idea de los materiales utilizados, los colores empleados para su lacado, la forma de su construcción…

Sin mas preámbulos vamos a repasar unas de las tomas que hice a algunas puertas y ventanas.

DSC_1079

Alcazaba de Málaga (España)

DSC_0676Reales Alcázares de Sevilla ( España )

DSC_1183Frigiliana ( España )

DSC_0526

Marraquech (Marruecos)

DSC_0384

Ourzazate (Marruecos)

DSC_0099

Jardines La Majorelle (Marraquech, Marruecos)

DSC_0162

Universidad Bangkok (Thailandia)

DSC_0286

Gran Palacio (Bangkok, Tailandia)

IMG_0545

Niza (Francia)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pisa (Italia)

Sin duda vamos a dejar este post completamente abierto, ya que por supuesto seguiré disfrutando haciendo fotografías a todas las puertas y ventanas que llamen mi atención en mis próximos viajes, y sinceramente espero añadir muchas mas!

Y vosotros, que obsesión teneis cuando viajais? os fijais en algo en especial?

Frigiliana, un perfecto ejemplo de “pueblo blanco” andaluz.

Esta semana me hice una escapada a Málaga para despedirme del verano español y descubri una localidad que me sorprendio mucho por su sencillez pero a la vez su belleza, uno de esos pueblos conocidos en Andalucía como pueblo blanco, debido a la luminosidad de las fachadas de sus casas.

DSC_1120

Frigiliana se encuentra situada a sólo 7 kilómetros de Nerja, estando enclavada en la montaña y a su vez muy cerca del mar por lo que es perfecta para escapar del bullicio que puede tener un lugar turistico en verano pudiendo disfrutar del mar y la tranquilidad y frescura que nos transmite la montaña.

DSC_1197

Lo mejor es perderse por sus empinadas calles, endoquinadas en su totalidad jugando con sus piedras hasta darle dibujos que adornan a la perfeccion sus suelos, hasta subir a la colina donde nos espera una vista panorámica del pueblo con el mar de fondo. Lastima que el dia estaba muy plomizo y no nos permitio ver el azul de su cielo.

DSC_1146DSC_1158DSC_1155

Mientras subimos nos vamos a encontrar con calles que parecen museos, jugando con el contraste de sus fachadas con un blanco impoluto, perfecto lienzo en el que se combinan tonos fuertes de sus flores, verdes de las plantas y azules y verdes de sus puertas y ventanas.

DSC_1133DSC_1148DSC_1184DSC_1168Hay que dar la enhorabuena a sus vecinos ya que con su estilo y gusto de disponer sus plantas y macetas nos regalan auténticas estampas para nuestras fotografias, sin dejar de dar el encanto que personaliza a esos pueblos blancos andaluces y sin perder ese aire andaluz que se respira en sus calles.

DSC_1176DSC_1166

DSC_1150

Sin duda alguna un pueblecito mas a añadir a la lista de lugares de interés en Málaga!

Quería dar un especial agradecimiento a un gran amigo y compañero de viaje que me ofreció la oportunidad de utilizar su estupendo equipo fotográfico para realizar estas fotografías, siendo él el autor de la sexta fotografía. Gracias por esta excelente jornada 🙂

Que tiene de especial la Costa Brava? Su cielo…

Este verano tengo el gran orgullo de decir que elegí mi país como destino para unos días de vacaciones, mas concretamente en la Costa Brava. Unos dias para disfrutar de la compañía de buenos amigos, disfrutar del mar, de la estupenda gastronomía y por supuesto de los regalos que nos brindan sus bellas tierras. Ya la semana pasada hable sobre Cadaqués, un pueblo digno de mi admiración, por lo que esta semana he querido dar mi especial homenaje a esas tierras en general. Esta vez no he podido recorrer todos los pueblos maravillosos que nos podemos encontrar aquí, pero he podido disfrutar de la Costa Brava desde el mar, quedándose grabadas en mi retina bellas imágenes del Mediterráneo español con sus tonos azulados y el vaivén se sus olas. Pero lo que mas tiempo absorvía el objetivo de mi cámara era el cielo. En los pocos dias que estuve el cielo nos regalo infinidades de tonos.

DSC_0054DSC_0213Desde un cielo espléndido azul como el que mas, a la aparación de nubes, con infinidades de formas, ocultando el brillante sol en su regazo, incluso nos regalo alguna que otra tormenta. Para muchos las tormentas son un fastidio en vacaciones, para mi es un espectáculo en toda regla, y eso que a la que nos visito le faltaron los rayos.

DSC_0164DSC_0067

Aunque desde luego la guinda del pastel la pusieron esos atardeceres, esa variedad de colores que nos regala en sol en sus horas mas bajas, dando paso a la aparición de la luna. Una auténtica paleta de colores, pasando por magentas suaves y relajantes hasta los ocres mas intensos.

DSC_0219DSC_0295DSC_0250DSC_0259DSC_0260

Uno de esos momentos donde el presente se disipa en tu mente, dando paso a un estado de paz mental y disfrute de los regalos mas valiosos en esta vida….los que nos regala la naturaleza!

Esencias de Marraquesh

La entrada de esta semana será bastante corta, ya que lo que he querido con ella no es más que enseñaros unas fotografías de mi visión de esta ciudad marroquí. No es más que un paseo ilustrado por las calles de la Medina, sencillo y sin mucho que contar, ya que la idea es solo enseñarlo. Además servirá para darle un poco mas de volumen a la galería de Flickr, y crear una nueva categoría, para aquellos que les interese solo las imágenes. Sin mas comenzaré con una serie de fotos dedicadas a los Riads, esos pequeños remansos de paz ocultos detrás de una puerta sencilla, solo indicados con un pequeño letrero en la puerta. Los hay de distintas categorías, aunque todos tienen en común el silencio que se escucha dentro de sus patios, un paréntesis en el caos que se respira en las calles de la Medina, aunque sin duda no se me puede olvidar remarcar  el buen recibimiento y la dedicación de sus patrones.

DSC_0183DSC_0019DSC_0235

Paseando por la calles te encuentras mezquitas pequeñas, y edificios de no mas de dos alturas, con un colorido y fachadas características de la región, marcadas con sus florituras arquitectónicas, gran ejemplo de ello es su escuela del Corán, llamada La Medersa.

DSC_0491DSC_0495DSC_0522DSC_0493DSC_0479DSC_0421

No me podía dejar sus restaurantes, verdaderos museos gastronómicos donde degustar su exquisita comida.

DSC_0148DSC_0133 DSC_0383

Espero que os haya gustado este pequeño paseo ilustrado!