Perdida por las calles de Yogjakarta

Esta semana coincidiendo con el primer aniversario del blog,  quería publicar una entrada con una serie de fotografías un tanto especiales para mi realizadas mientras paseaba por las calles de Yogyakarta, sencillamente uno de los momentos que mas me enriqueció personalmente, y espero que podáis llegar a comprender las sensaciones y la visión que tuve de esta impresionante población que hacen que la visita a este increíble destino sea inolvidable.

Esta cuidad es un  caos absoluto, pero dentro de ese caos se respira respeto. Una vez aterrizado el avión en su minúsculo aeropuerto, decidimos coger el autobús que nos llevara al centro de la cuidad donde nos esperaba un sencillo hotelito justo al lado del centro de la cuidad. Ese primer contacto despertó en mi una curiosidad infinita por esta población y su forma de vivir, estaba deseando sacar mi cámara a pasear…las escenas a fotografiar eran miles!! Aunque debido a mis experiencias anteriores decidí conocer un poco de antemano el escenario antes de lanzarme a sacar fotos como loca.

DSC_0551

Yogyakarta es una experiencia única que hay que vivir, lo primero como dije antes por su caos. Ya tenia entendido que le medio de transporte mas común en Indonesia era la moto, pero hasta que no estas allí no te haces a la idea de la cantidad que hay! Lo mejor (aunque no menos arriesgado) es alquilar una moto (lo podemos hacer por la misera cantidad de 3 euros al día) y  vivir esa experiencia. Estar parados en un semáforo rodeados de cientos de motos, con sus conductores mirándote como si fueras un bicho raro… no tiene precio! Aunque si la distancia que tenemos que recorrer no es muy grande, lo mas habitual es que cojamos un becak que son esta especie de carros tirados por las fuertes piernas de unos de sus habitantes. Es una experiencia obligada, ya no solo por la insistencia de sus conductores para que hagas uso de sus servicios, si no porque el paseo merece bastante la pena.

DSC_0494DSC_0572

 

Una vez situada y aclimatada al ambiente de la cuidad, decidí echarme la cámara al cuello y lanzarme a su avenida mas concurrida, la conocida Avenida Malioboro, para mezclarme un poco, echar algunas fotos y empaparme de la cultura javanesa. El resultado… imposible describir. La sonrisa no se me quitaba de la cara. Lo primero por lo atípico del escenario, decenas de batiks decoran los laterales de las calles, cientos de personas pasean, cientos de motos circulan, el ruido, mucho ruido, pero a pesar de ello se respira tranquilidad y sosiego, no hay stress, no hay prisas, de nuevo se hace patente en el ambiente una cosa que creo en Europa hemos perdido totalmente y es el RESPETO.

DSC_0500DSC_0498

Siempre que viajo al sudeste asiático destaco lo mismo, y es la amabilidad y cercanía de su población. En este destino se multiplica por cien. Es imposible ir andando por la calle sin que te paren para ofrecerte su ayuda, o simplemente preguntarte de donde vienes, cosa que les llama realmente la atención, llegando incluso a pedirte hacerse fotos contigo, ya que eres la novedad. Por esa razón, para las personas que nos gusta la fotografía y sobretodo los retratos estamos en el paraíso. Al contrario de otra parte del globo, aquí las personas se ofrecen para posar, llegando incluso a invitarte a hacer fotos de su familia, incluidos los niños!! les encanta que les hagan fotografías, de nuevo no se yo quien se lo pasaba mejor si ellos posando o yo haciendo las fotos!

DSC_0505

 

DSC_0517

 

DSC_0555

 

DSC_0528

Espero os hayan gustado y hayáis podido vivir una pizca de lo que pude experimentar allí.

Anuncios

Di lo que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s